La OMS considera al ozono como el desinfectante más rápido y eficiente contra todo tipo de microorganismos, incluidos los virus. Es por eso que diversos Ayuntamientos están utilizando cañones o máquinas de ozono en la desinfección de vehículos policiales, ambulancias, residencias y hospitales.

Al no ser una sustancia química no está registrado como un biocida con certificación sanitaria, pero la OMS reconoce al ozono como el desinfectante más eficiente contra todo tipo de microorganimos.

 

¿QUÉ ES EL OZONO?

El ozono ,O3, es un gas, una sustancia cuya molécula está formada por 3 átomos de oxígeno. Es un constituyente del aire que respiramos. Se forma por la disociación de los dos átomos que componen el oxígeno, O2, y su recombinación posterior para formar el ozono.

Puede ser fabricado artificialmente mediante generadores, pero dada su alta inestabilidad (se convierte en oxígeno al cabo de 20 a 60 minutos), no se puede transportar ni almacenar.

Por eso hay que producirlo en el mismo lugar en el que se vaya a utilizar.

En el generador, el proceso es muy sencillo: un flujo de oxígeno para a través de 2 electrodos. Al aplicar un voltaje determinado, se produce una corriente de electrones que provocan la disociación de las moléculas del oxígeno. Cada átomo que se libera, se une después a una molécula de oxígeno, O2, para formar el ozono O3.

El ozono es muy utilizado en la eliminación de microorganismos y contaminantes químicos tanto en el agua como en el aire.

Debido a su alto poder oxidante, es una herramienta de gran utilidad en la eliminación de hongos, bacterias y virus y ha demostrado ser muy eficaz en la eliminación del Covid-19.

El ozono oxida los electrones de otras moléculas, las desestabiliza y destruye.

A esta eficacia, hay que sumarle el que no deja residuos. Dada la inestabilidad de esta molécula, se descompone rápidamente. Su vida media es de 20 a 60 minutos. Se descompone rápidamente en O2 y CO2, sin dejar ningún subproducto tóxico.

 

¿ES PERJUDICIAL EL OZONO?

En bajas concentraciones, el ozono es inofensivo para los mamíferos.

Sus posibles efectos nocivos ocurren si se respira en una cantidad superior a la recomendada y en un corto período de tiempo.

En estos casos, puede provocar irritación de ojos y garganta, que desaparecen después de respirar aire fresco durante algunos minutos.

Tras desinfectar un espacio interior con ozono, hay que dejarlo ventilar durante al menos 15 minutos, para dar tiempo a que todo el ozono residual desaparezca.

Si se disuelve en agua, no supone ningún riesgo para la salud, es completamente inocuo.

 

BENEFICIOS DEL OZONO

Aunque es ahora cuando más se habla del ozono para eliminar el Covid-19, no hay que olvidar que tiene innumerables beneficios para la desinfección del aire y el agua en múltiples situaciones y ha sido ampliamente utilizado en hospitales para desinfección de todo tipo de virus, como el de la gripe.

Actúa sobre compuestos orgánicos e inorgánicos oxidándolos.

Destruye bacterias, virus y hongos e impide su formación: Es bactericida, microbicida, cicatrizante y virulicida.

– Tiene la capacidad de desinfectar el aire y del agua evitando el uso de productos químicos.

– La máquina de ozono es una importante herramienta desodorizante: Elimina los malos olores.

Purifica los alimentos.

– Puede utilizarse en cualquier tipo de instalación donde existan malos olores o riesgo de contaminación.

Mejora la higiene ya que para una limpieza completa es imprescindible tener en cuenta el aire y no solo la limpieza de zonas superficiales.

– Ayuda a la salud por sus propiedades de bactericida, virulicida, etc.

 

CÓMO ACTÚA EL OZONO PARA ELIMINAR EL CORONAVIRUS

Un virus consta de un único ácido nucleico (ADN o ARN) rodeado por una cubierta protectora formada por una o varias proteinas. El ozono destruye con facilidad esta capa, incluso en dosis bastante más bajas de las necesarias para destruir a las bacterias.

Pero el ozono no solo destruye la capa protectora del virus, también causa daños a los constituyentes de los ácidos nucleicos (ADN y ARN), provocando la ruptura de enlaces carbono-nitrógeno.

Esto da lugar a una despolimerización, de especial interés en el caso de desactivación de todo tipo de virus. Los microorganismos, por tanto, no son capaces de desarrollar inmunidad al ozono como hacen frente a otros compuestos.

Por tanto eliminará todo tipo de patógenos, consiguiendo una notable mejoría en la calidad del aire.

Los generadores de ozono no son caros (oscilan entre los 70 y 200 euros), su riesgo es prácticamente nulo y son de muy fácil utilización.

Solo hay que usarlos siguiendo las instrucciones del fabricante: introducir en el coche o en la habitación a limpiar y dejar encendido durante 15 minutos, tras lo cual debe apagarse y dejar ventilar durante otros 15 minutos con las ventanas y puertas abiertas.

15 minutos normalmente son suficientes para que se reconvierta en oxígeno todo el ozono residual.

El ozono tiene un olor similar al cloro. Hay que dejar ventilar hasta que el olor desaparezca.

En el caso de usarlos en el vehículo, conviene dejar encendido el aire acondicionado para que recircule mejor el aire y así limpie también el sistema de ventilación.

Dado que es un gas, quedan desinfectados todos los objetos, incluidos las tapicerías y alfombras.

 

VER TODOS LOS GENERADORES DE OZONO Y PRECIOS

LEE TAMBIÉN:

Ozono y coronavirus
5 (100%) 3
Comparte este artículo en tus redes sociales. Es muy sencillo, solo tienes que hacer click en la red donde lo quieras compartir. Gracias